sábado, 12 de diciembre de 2009

fabula67






he visto muy temprano las calles asfaltada de esta ciudad de dios.
el sol muy de mañana me muestra lo divino.
y hablo como si no fuera posible solo caminar...
como si encontrara viajar sobre este viento
que anuncia lluvia...o se la lleva.
y en todo.
poco habrá que acentuar de alma a la interperie.
un caminante más del mundo.
pequeño y diminuto ante el universo que nos da el aliento.
agradecido de todo lo que es la vida.
así sea alegre o gris.
viajo sobre los espejos cuarteados del capricho.
respiro como tal. y veo lo que solo a los ojos se le permite
mirar.
pero las calles aun están tan dura como ayer.
es difícil marcarle huellas.
así que deletreamos fronteras y esperamos
mientras mejoran las multidudes...
hablo de ser individuo. de tocar las puertas
una tras otra.
del corazón digo.
me detengo a mitad de la jornada
bajo un árbol cualquiera. respiro
entre el canto inconfundible del ruiseñor.
ciguas palmeras anuncian el medio día.
pero son casi las dos. según el reloj.
luego veo al cielo, entre gigantes árboles
milenarios. hay nubes en abundancia...
parece ha de llover bien entrada la tarde.

viernes, 11 de diciembre de 2009

rio abajo


hizo una mueca, desde sus piedras amontonadas
dejando ver todas las miradas ocultas
debajo de las caracolas.
y caminó de lado, no para atrás...
sin decir palabra alguna habló del silencio
desde lo zen de su filosofía.
quise reconocer sus ríos.
más. nadaba con los peces y le hacía cuentos de navidad
a las piedras húmedas...
así de pequeño fué el sueño de la ciguapa.
su larga cabellera despertó el día antes de amanecer.
rocío en el rocío. casi una burla de la naturaleza.
pero era diminuta su inocencia...
no sé contar historias.
por eso me dejo llevar por las palabras.

jueves, 10 de diciembre de 2009

caminante que camina


el caminante se hizo silueta
y espejismo.
dulce cansancio.
los caminos sacuden las cenizas.
huellas en las huellas
hasta que el amananecer sea canción.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

el transcurrir del reloj






las palabras rompen alas y miradas.
barcas insospechadas hace el silencio.
si te pudiera ver, te dice el viento.
he doblado la esquina que me lleva al regazo
de tu última mirada.
quiero ver los caminos que reguardas.
también le digo al mar que se haga
de un andar más sublime
cuando la tarde llena de espejismo
las blancas caracolas en la orilla.

barcas de papel. verbo infinito
que se repite una y mil veces.
galopando al compás de los luceros
y en todo...
dejamos de decir lo más importante.
hasta que
se vuelve cenizas el espejo
y nos volvemos hacia nosotros mismos
con ciegos reproches...
quisiera decirte que estoy cargado de amor puro,
miro en redondo
y todo es ausencia...
ni sé lo que digo.
pero pienso
que
las palabras rompen alas y miradas.

martes, 8 de diciembre de 2009

citizen42






érase un espejo de papel.
ir y volver sin cambiar la impresión.
mar del río que antes era arroyo...
que a su vez fué lluvia.
porque no se huele la imagen
tampoco se oye.
se ve.
ojos que le dan olor y sonido al pensamiento.
el corazón nunca entra en estos eventos.
acaso el torso y toda la cabeza. la sonrisa.
pero nunca el corazón.
la canción muda que armoniza sobre senderos
que se han hecho caminos circulares.
pero el espejo n u n c a llegará a ser mirada.
ni observación
ni instropección.
es confirmación.

el universo nos tiró desnudos en este globo.
de allí arrancamos a buscar verdades a lo obvio.
fabricar sobre lo fundamental.
y perdernos en lo superfluo.
y el hombre, que es individuo
se forjó como arroyo.
pero entonces la multitud y la comunidad
y míralo sostener el rostro permanente de narciso
y columpiar a los peces: rio de agua viva.
pero ser mar es distinto.
espejo sobre espejo se encaminan hacia una mirada distinta.
distinta pero igual. ir hacia el abismo
o hacia la plenitud.
es un vuelo que se embarca en soledad.
para luego volver al principio.
de ser hermano del hermano.
amigo del amigo.
individuo y sociedad.
canto y eternidad...

allí donde la distancia está a un vuelo.
más allá de los ojos que ven
el escuchar de los oidos
el percibir de la nariz...
palpita el corazón desnudo
habitando en lo trascendental.
inocencia viva
espejismo roto.
oasis del inexistente desierto...
voz que acoge el grito
y el silencio.
érase un espejo de papel.

domingo, 6 de diciembre de 2009

esa canción pequeña con nombre de mujer




el reloj. aun no toca la mirada
el reloj. aun tras esos muros de arena.
pronuncia tu nombre.lo dice en susurro.
querer lo no amado. amar en cuerpo el pensamiento
lejano
que pierde la distancia sin saber.
las manos se tocan
los dedos se entrelazan
los labios se hacen humedad y duelo.
se aceleran los ríos
hechan a volar los peces
y el viento se hace nido
en ese silencio inconcluso
que lleva
tu nombre...