sábado, 27 de febrero de 2010

Miro ese canto inútil del cansancio


Miro ese canto inútil del cansancio.
Con voz doblada se despiertan las formas.
Ya sin ruido
La molienda deshoja fabulas.
Esta vez sin moralejas.

viernes, 26 de febrero de 2010

Caballo de madera







No me tienta la memoria.
Hay más vuelo entre la ceniza que en el firmamento.
No se trata de lo que haya sido
Sino de cómo fué.

Viajar en compañía es una tentación.
La soledad se hace compañera del caminante
Encadenado a su destino.
La gloria cercará el horizonte
Y con la noche se borrará su última huella.

El nuevo amanecer hablará de una historia cualquiera.
Con el último suspiro
Se irá sobre el viento
Quién sabe a donde.
Galopando hacia la tormenta.
Tras cesar la lluvia y el vendabal
Nacerá el olvido.

jueves, 25 de febrero de 2010

El lenguaje verde



Todo empieza quién sabe con qué.
El hecho es que había que ponerle nombre y apellido
A lo que iba sobre el viejo reloj.
Vinieron las palabras y el otro significado de la palabra.
Se escondió otra verdad entre la verdad inventada.
Luego se hizo infinito el por qué de las cosas.
Los mares separaron el planeta para evitar que las palabras se volvieran espadas.

Así es que tú serás el paraíso y yo el peludo que desciende del árbol.
Luego esto es mío y aquello no es mío pero igual me lo quedo.
Para evitar atropello yo seré la ley.

Y ahí nos confundimos. Todos a la vez.
Dejamos las cuevas y los dibujitos en las paredes.
El mamut se murió de pena.
Lo del terodactilo no tiene madre:
Se fué a vivir a un monasterio y allí perdió sus alas
A dos de tres caída.
Donde el contricante era el árbitro a la vez...

La pena del desamor nos produjo frío.
Entonces nos vestimos...
Y por ahí maría se va hasta el día de hoy.
Con las palabras hicimos una historia de la historia´.
La ceniza guarda la más pulcra verdad
Lejos del fuego y la mirada...

Que es cosa de otro cuento.

domingo, 21 de febrero de 2010

Voces de arena




Tentado a volar
Icaro quemó sus sueños por un instante de gloria.
Su caída no fué su caída. El impacto le puso de pie nuevamente.
Guardó sus alas, entonces ya no quiso ir hacia arriba
Voló con el viento hacia el horizonte
Siempre con los pies sobre la tierra firme.
Hay muchas variantes en su marcha eterna hacia la luz.
Pero ninguna le precipita hacia un vacío incierto.
Icaro es el mar. Icaro es el canto inolvidable de las olas.
Icaro es el hombre que va por la orilla durmiendo serpientes
De arena
Y despertando caracolas.
Su voz se hace el tiempo y las huellas.
Contando historias pequeñas
Susurros frágiles que duermen sobre lo verde de las hojas.
Que beben del rocío.
Y respira en el canto de los gallos.

Su vuelo es más alto ahora.
Porque vuela con el sol.
No hacia el sol.