jueves, 16 de diciembre de 2010

Voces sin laberintos





No le queda mirada en la mirada. Ni soles en sus cielos de aleluias.
Los sonidos se escapan a la voz de la mar sobre la arena.
Vuelan, como entre flores de concreto, los fantasmas de dulce café.
Le llaman las hojas que aletean, de verde y esperanza...
Regresan los caminos en largas cabelleras.
La sed de los arroyos se hace lluvia y melancolía.
Canta entre la alegría que le toca la frente.
Ya vienen ya se van sus pasos sin regreso.
El brillo se hace espacio entre sus ojos
Que duermen en los montes, en nidos y bejucales.
La magia de lo eterno se hace estrellas en las noches
Y rocío en el alba intrascendente.
La vida.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Escenario de sal






Medio rostro de otoño
Medio rostro de mar.
La canción es el viento.
El recuerdo entre el salitre de las rocas.
La mirada tiene de trasfondo el horizonte,
Allá donde termina el mar y nace el cielo.
Escenario perfecto.
El presente se agita entre las olas.
La vida.