viernes, 14 de enero de 2011

La tentación del vuelo






Miraba sobre la tarde, detrás del verde de los montes y el vuelo de las aves.
Allí viene la sombra sobre el asfalto, como si fuera cierta
Se hace dormir entre el vacío que le hace frío concreto.
Nos vienen los espejos, como bailarinas nocturnas,
Recorriendo los rumbos y los espectros del presente.
Y luego se envuelven en objetos que reviven dinosaurios
Y hachas de piedras y sonidos guturales.
Entre sedas se hace barro el barro,
Entre relojes sin sombras, se hacen horas las horas.
Y luego el pensamiento eterno en la gloria.
Pero el amanecer le despierta. El sol le muestra su eterna noche
Entre el breve espacio de su respiración.
Sonríe levemente la silueta del duende.
La telaraña se acoge, como nido de hormigas.
Luego, de nada se habla. Todo es cierto.
Todo, menos el reloj.

jueves, 13 de enero de 2011

Canto 15






Allá van con sus gorriones las ánimas de las montañas.
Cantando vienen cantando entre piñones y palmas.
A lo alto de un cojollito, un zumbador le habla al viento
Con voz de melaza y lluvia y su plumaje que brilla
Entre arcoiris que adornan
La tarde gris que se duerme
Sobre el canto de chicharras.

Allá van con sus gorriones las ánimas de las montañas.

miércoles, 12 de enero de 2011

El andar de los sueños






En el río hay peces y hay espejos.
Rostros que se miran en el agua pasar antes que calmar su sed.
Con vista al mar transcurren los duendes y ciguapas.
Narcizo se vuelve, a embeberse, en su ironía. Por toda una eternidad.
La barca, entre bejucos y jaibas, ve andar sin pasos, entre sonrisas suyas.
Sale el sol, viene el ocaso, canta el julián-chiví; escarba la perdiz...
El primer lucero y la noche. Las luciérnagas transcurren.
Al amanecer el rocío. La chicharra, con la mirada hacia el infinito,
Ambienta el silencio del arroyo y entonces el barrancolí.
Entre el barro del barranco el barrancolí.
El verde de la culebrita sabanera se hace rojo ante su mirar.
El verde de las plumas y su roja garganta ronronea: barrancolí.
Del arroyo al río nueva vez. Y luego los espejos...
Eco del río de agua viva que se hace sal y olvido.
Vuela, por sobre el arroyo, el rio y el mar...
El camino y el caminante. El sendero envuelto en morí-viví,
Callejones que se abren a la vida, que en profundas raíces y mirada sin prisa,
Nos habla sin hablar...

martes, 11 de enero de 2011

Canción de escamas bajo la lluvia


Compuso su ilusión. Miró por la ventana.
Era todo sonrisa el cielo azul.
No se puede tocar más que la propia voz.
No se puede volar más que en el amanecer del cielo
Construído a fuerza de mirada...
De todo, las manos se han vuelto río
Y las culpas están dobladas
Bajo la mesa. Los peces
Se han vuelto mar o barca.
Y en toda la extensión del vacío
El universo aspira que pongas un paso en cada huella.
Pero en las propias.
Compuso su ilusión. La lluvia le rozaba toda la existencia.
Hay peces entre aquel escenario sin nombre,
Sin rostro. Las aves calman su sed.
Mientras la vida transcurre a su paso
Casi sin dejarse oír.

lunes, 10 de enero de 2011

La barca


La barca navega con el sol. Como el mar de sus remos.
La barca recoge la ilusión y la sal. El canto y el tambor.
La barca es río de agua viva. Voz que viaja sin prisa
Con los ojos despiertos a la mirada. A la estrella en la noche,
Al camino que avanza entre sus pasos. A las huellas.
La barca de ambiguo laberinto. La barca.
Entre olas de peces, con el viento desnudo sobre la frente
Y el reloj entre horas que pasan sin pasar.
La barca.

domingo, 9 de enero de 2011

Pensamiento


Y allá van los caballos cabalgando hacia la tormenta.
Desnudos desde la voz al relincho,
desde el vendabal al susurro.
La tierra humedece en huellas desde los huesos.
Sus raíces se beben todas las ilusiones de lo inmortal.
Y entre, el retumbar de los tambores celestiales
El rayo descanza en la cuna
Con toda la impiedad de su fuego
Bañandose entre peces de plumas blancas.