viernes, 13 de enero de 2017

En la distancia.

Si se encuentra el instante en el reloj, deletreando el concreto andar del tiempo.
Y el amor danzando en el anhelo, como un verso distante.
Pero sale el sol, se despiertan los caminos a cada paso, tras cada huella.
Encontrarse ante si, como un rostro ante el espejo desnudo. La mirada sobre el constante andar de las
horas. Se hacen horizonte los caminantes, al reflejo de lo intangible. Y tu y yo, como aquella luz trascendente
que se encuentran tras cada mirar de lo eterno.

Como un beso del alba, rocío e ilusión,  mientras danza el amor en la distancia.

jueves, 12 de enero de 2017

Mientras anda el reloj.

El camino de un nuevo amanecer. Cada línea, cada instante; cada color, cada horizonte.
Cada verso anidando en aquel mirar lejano, musitando el amor y la luz.
Un sorbo de café, ritual trascendente de ilusión y vida. Amando en el amor
de aquellos labios que se hacen beso y mar, vuelo y cristalización de un sueño.
Aquellas cosas que se hacen canción en el viento, viajando a la intemperie,
Y casi vestida de eternidad y ternura. Y otras mil sensaciones
que llevan tu nombre, mientras anda el reloj.

miércoles, 11 de enero de 2017

A cada amanecer.

Te escribe poemas y amores el tiempo y la distancia. El instante es melodía de tu música. Es
suspiro el andar de aquella sonrisa que enhebra horizontes.
 Aquel vuelo intangible de un anhelo, con nombre de mujer.  Un sorbo de café, el sol despierta. La ilusión
abraza.
 El camino del amor, dibujando el día en la distancia. tejiendo miradas en miradas. Tibia canción
que se abraza al destino. Y todo aquel universo que lleva el andar de mil besos, a cada amanecer.

lunes, 9 de enero de 2017

Idilio y café.


Nos encuentra el instante, dibujando el andar de los sueños. Y el amor suspira,
a cada amar en la distancia. El destino es un caminar de ilusiones en ilusiones, de mirar y horizontes.

Aquel pensamiento, de beso y caricia, que se enreda en tu pelo; y en tibia canción
que anida tu boca en mi boca.