viernes, 16 de junio de 2017

Dibujos a bolígrafo (2).

Otro grupo de dibujos a bolígrafo.

Sobre rieles.

Tren de carga más largo en Latino américa. Colombia.

Lo que somos.

Así como el amanecer, el instante.
También hay amaneceres entre lluvia, y el sol tarda en salir.
Pero con la lluvia también viene la sensación de lo que nace, de lo que sucede.
Así como el amor. No está en el sol o en la lluvia el amanecer. Es más que eso.
Porque está el camino y el andar, y de todo eso somos esencia.
Fuera de las palabras también viaja la vida a plenitud. Que tiene que ver con una cosa y con la otra.
Con el silencio y las palabras digo.
Y allí vamos con lo que hacemos, con lo que soñamos. Con quienes queremos.
Labrando idealidades y cotidiana ilusión. Enhebrando el tiempo en el tiempo, para la existencia.
Lo que eres, lo que soy. Lo que somos.

jueves, 15 de junio de 2017

Amar eternamente.

Y así como el alba, toda la eternidad.
Vestidos de camino, buscamos las huellas del amanecer. Una y otra vez.
Irnos en cada regreso, como una respiración del viento.
Anidar en la existencia, mientras todo pasa. Mientras todo queda.
Amando en el amor, desde la simplicidad de lo imposible. Desde la difícil realidad de un beso.
Hacernos eso que soñamos. Para luego soñar con despertar siendo inocencia y universo.
Sobre mil plataformas de ilusión, enhebrar fantasías y ternura.
Y en los labios del rocío, surgir del sol. Mientras, la noche se hace madrugada.
Templar el instante, entre música y susurro. Y en todo, amar eternamente.

Sobre rieles.




Trenes de carga.




miércoles, 14 de junio de 2017

Con la vida a cuestas.

Pero es bueno ver salir el sol. En cada amanecer ver salir el sol.
Encontrarnos por completo con lo que solemos ser, con lo que aspiramos lograr.
Buscar lo amado, allí donde esté. Darle los buenos días y echar a andar.
La distancia se pierde entre el vuelo del alba, el amor florece entre mil madrugadas.
A veces en triste presente; en momentos, en alegre lejanía. A veces, solo respirando.
Porque así suelen ser las cosas, hasta que ocurre aquel respirar sopesado y nos encontramos 
con nosotros mismo.
Y en ello, con todo lo que somos y queremos.
Vuelan mil golondrinas en cada suspirar, y todo lo cierto nos abraza.
Nos envolvemos en un universo simple, despertando allí la mirada primera.
Nos hacemos caminos entonces, para seguir entre versos y horizontes
Con la vida a cuestas. 

martes, 13 de junio de 2017

Dibujos a lapicero.



Aquí, una recopilación de dibujos a bolígrafo. Hay una gran variedad de contenido. Cada uno no es secuencial de otro, sino que en su individualidad llevan una historia completa. Espero les gusten.

lunes, 12 de junio de 2017

Danzares.

De amor vestidos.

Ir entre amaneceres e instantes. Posarse en el presente mientras el viento pasa.
Redescubrir el alba.
Y en el intento, hacerse parte del tiempo. Poblando la mirada de miradas y sensaciones. 
De besos y canciones.
Encontrar lo anhelado y no perderle ya. Hacerse camino del camino, de amor vestido.
Desnuda la ilusión para conjugar lo amado. Ser parte de aquel sueño despierto.
Navegar entre universos.
Bailar en el bailar de aquel suspiro; ir con la música de aquel susurro. Ir con ella y en ella.
Hablándole a su expresión con ternura, a media sonrisa. Alegre. Sublime. Transparente.
Porque es un nuevo día, hay que trascender mientras el sol se echa a volar entre cielo y cantares.
Hacerse voz y alfabeto, melodía y existencia. Y las manos juntas, entrelazados los dedos.
Acompasado andar, con la mirada un poco más allá de la luz y los caminos. Paso a paso.
Beso a beso.
Hasta que se hace cierto lo encontrado, para ir con los hombres y con el mundo. De amor vestidos.

domingo, 11 de junio de 2017

Danzares.




Sobre rieles.

Trenes en la noche.



Como un beso intangible.

Cada vez que la vida sucede, se hace amanecer.
Cada vez que sonríe el instante, sale el sol.
Cada vez que despierta el tiempo alado, elevando al infinito la ilusión.
Y se enhebran suspiros, y se abrazan amores.
Mientras llora el rocío.
Ir tras cada regreso de los sueños.
Mientras suena la música de un andar.
Y entre los caminos y las huellas, se hace realidad el verso y la distancia.
Como un beso intangible.