martes, 19 de septiembre de 2017

Dibujos recientes.

De los últimos dibujos aquí les dejo. Saludos!.

Para un nuevo amanecer.

Letras. Amanecer. Distancia. Tú y yo. 
La historia de un instante, ver que sale el sol. Y con todo el azul del horizonte, nace el amor.
Y en él vamos, mientras la palidez del camino se pierde en el tic tac del reloj.
Tiempo de un tiempo por venir. Ruedan los dados para despertar el azar.
El destino seduce la distancia. Vamos en cada regresar de lo eterno. Tomados de las manos y el viento.
Y allí estamos, en algún lado de la vida. Con los ojos abiertos a los sueños. 
Desde el milagro de cada amanecer. Se acurruca la madrugada, haciéndose silueta ante el espejo.
Calma su sed el rocío, las luciérnagas despejan mil fábulas. Y el aroma del café.
Buscarte en lo lejano, como un beso del alba. Anidando en aquella sonrisa...susurra el amor.
Le hablas al silencio, conjugando corazones en corazones. Luego eres un universo de rosas y margaritas.
De flores y perfumes. Danzando en lo posible, desde el anhelo único de la ilusión.
Nos hacemos poema de un poema, verso infinito de una canción. Mientras baila la música.
Fluir en medio del instante, cuando las estrellas se pierden del mirar. Dando paso a otro mirar.
Todo sin perderse nada. Es cuestión de enfocar en aquellos sueños que dibuja el latir de aquel idilio.
Y allí nos ponen en el mismo camino las sensaciones. Como un beso de un beso. 
Como aquello que se abraza a lo que somos, desde lo que somos. Para un nuevo amanecer.

Comerciales de Tv.








lunes, 18 de septiembre de 2017

El amor ya dibuja en la distancia.

Suceden las miradas y los cantos. La luz que se asoma, el viento que acaricia.
Sucede el nuevo día. Como un acontecer de sueños, se despiertan las cosas que hacen la vida.
Azulados horizontes, caminos pálidos, amores lejanos...y todo se hace música e instante.
Dejamos lo último de la noche en un sorbo de café. Y allá vamos entre todo. Como todo.
Y en todo, el nuevo día.
Un nombre de mujer entre los labios, un anhelo distante y peregrino. Poema de un susurro.
Andar de una ilusión. Cada paso es un latir de eternidades. 
Las palabras surcan universos y melodías. Esperando encontrarle en lo lejano.
Amanecer en ella, y con ella. Y luego que se enhebran los corazones en corazones.
Más allá de lo buscado, se anida el vuelo reverente del anhelo. Del idilio.
De la poesía despierta, que despide el madrugar del viento: luciérnaga y suspiro.
Que se acopla el día en la mirada, y el amor ya dibuja en la distancia.

El andar del nuevo día.




viernes, 15 de septiembre de 2017

El andar del nuevo día.





Viene a ser poema.

Viene a ser poema. Vida que transcurre, como río que va al mar.
Como ilusión que seduce la distancia y termina en un beso. En un camino de dos.
Y el amanecer. Contemplando el tiempo y el idilio. El amor y el sueño.
Ambos a dos. Perdiéndose al encontrarse, y viceversa.
El horizonte se torna un espejo que acaricia el viento. La mirada a la intemperie.
Mientras ruedan los dados y el azar. El destino se acuna en el día a día. Seduciendo la luz.
Silueta que se hace eternidad; amor que se abraza al vuelo imperecedero de la búsqueda.
Buscar entre el pentagrama, entre el abecedario. Música y palabra. Habitar el vacío.
Barcas al mar, respirar al viento. Y ser lo amado, desde el amor. Camino y verso.
Así que ya nos lleva el día, allí donde soñamos. O simplemente donde solemos ir.
Anidar las palabras, y el oficio. En el presente todo fluye. Mientras anda el reloj.
Aroma de café, susurro de la ilusión en la ilusión. Como un trascender del instante.
Y todo aquello que nos hace lo que somos, cuando lo somos.