lunes, 24 de julio de 2017

Como una canción eterna.

Así que es el tiempo que pasa parte de lo soñado. Y así trascendemos, casi sin miradas ni diálogos.
Entre aquel desierto de ilusiones despertamos. 
Vemos salir el sol juntos, y luego nos perdemos en otras cosas.
Para luego encontrarnos en la distancia. Recogemos las estrellas y luciérnagas, porque sale el sol.
Para luego, en la tarde, recolocarlas. Me pierdo en tu mirada de luna, sonríes. Te echas a volar.
Entre tus alas, vuelo anidando la inmensidad del instante. 
Seduce el presente, enhebrando eternidad. Melodía de un andar intangible.
Los espíritus engarzan la música y el anhelo. En otras partes, los amores caminan agarrados de manos.
En otras partes, se cuentan historias al oído y fluyen en el presente.
Pero entre nosotros hay distancia. Hay que cruzar mares, y encontrarnos para hacernos camino.
Podríamos hacer miles de cosas, o simplemente abrazarnos en silencio y ver correr el reloj...
Cada historia es cada historia. Intentar llevarla, entre barcas y corazones a rehacer el mundo.
No se puede mentir, hay sensaciones que crecen en la espera. Y eso es la vida que somos.
Tú y yo. Suena bien. Así que nos dejamos ir una vez más en el día a día.
Intentando labrar aquel idilio, que llegó en nosotros y con nosotros.
Cada vez que amanece, somos amanecer. Y todo lo demás.
Pero es lo que somos, ante el espejo de una andar que nos refleja. El uno en el otro.
Como una canción eterna.


El andar del nuevo día.







Kate & Leopold (2001).

De viajar en el tiempo, del amor...


Trailer:



Online:

http://gnula.nu/comedia-romantica/ver-kate-y-leopold-2001-online/


domingo, 23 de julio de 2017

Comerciales de Tv.

Como un beso del alba.

No ha pasado un segundo desde la primera vez. Desde el primer amanecer de todos.
El tiempo se encuentra con el tiempo, y el amor con el amor.
Y en la distancia, la distancia. Buscando la mirada de lo eterno en cada tic tac del reloj.
En las manos, todo el destino. En las alas, todo lo azul del cielo. Y tú y yo.
En un sorbo de café se encuentra toda la realidad, toda la vida. Y aquel ir y venir de los sueños.
Andar hasta el regazo de un susurro, con nombre de mujer. 
Y decir que la encuentro en cada cosa, en cada minúscula forma de existencia.
Que ella es más que un camino, más que un beso. Más que un tejer pasos y anhelos.
Porque amanece. Amanece en un sentimiento vivo, que se abraza al abrazo y a la sonrisa. 
Que busca, más allá de mil mares, la presencia infinita de su aliento. De su andar.
No queda en la mirada aquella duda, traspasando la niebla y el último danzar de la noche anterior
Para hablarle de enredarme en sus cabellos, de hacer nido en sus pensamiento. Hogar, en su corazón.
Y en la música de este sentir, concebir el todo y el aliento. Como un beso del alba.






viernes, 21 de julio de 2017

El andar del nuevo día.




Dibujos y fotos.

Algunos y dibujos y fotos.





Entre todos los amaneceres.

Entre el cántico sublime del instante, como un despierto parpadear de besos.
Deletrea el camino (aquel  andar) en la distancia del respirar eterno de algún sueño vagabundo.
Perderse al encuentro, entre aquellas sensaciones, con voz de madrugada.
Y como si todo fuera posible, volar entre mil nubes, como un ave del viento.
Pero es que amanece, entre todos los amaneceres por nacer.
Entre todos los amores por amar.
Y en todo...tú y yo.