viernes, 15 de agosto de 2008

Calendario para un día de fiestas.



Nos escapamos de la barbarie
Desnudos.
Dejamos las cuevas a las serpientes.
Fuimos a calmar la sed
A un río de agua dulce.
Allí nace el espejo. Nos encontramos
Con lo que somos fuera del pensamiento.
Y luego ya no fue igual.
Así que tomamos un lugar
Que llamamos nuestro.
Mío.
Y surge como un fénix
El ego. Y la ceniza se hizo fuego.
Y humo...
Hicimos graneros para guardar alimentos,
Para el invierno;
o para la sequía.
Pero también guardamos pensamientos
Marañas y miradas.
Era la aparición de la angustia.
Y luego construimos,
Con la angustia y el ego:
Vimos las aves
Y quisimos volar.
Y en tanto nos comimos el ave;
Vimos sonrisas y juegos:
Así que emparcelamos lo ludico y la lluvia.
Entonces fue el asfalto.
Y el circo.
A estas alturas miramos la inocencia
Como un peligro:
Nos ponia en un mundo bizarro
Fuera del gris y del concreto...
Y entonces la democracia
Se presentó de faldas blanca
Y coqueta...
Solo el caos ha permitido respirar.
Y la memoria.