viernes, 20 de febrero de 2009

mapa de la incertidumbre






Despejado
El desierto.
La lluvia es la primera voz de la ilusión.
Poco después había perlas en la arena.
Y retornaban a sus nidos los espejos,
Sin la segunda imagen. Sin la primera mirada.
Era otro día para quien supo volar
sobre el respirar de sus anhelos.
Y habló como hablan los que llevan su vida,
Lejos de las preguntas y las canciones.
El primer lucero está meciendo la cuna
De una noche en pañales...

martes, 17 de febrero de 2009

Walt Witman


NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

WALT WITMAN (1819-1892)

lunes, 16 de febrero de 2009

Palabras de sal






Eran palabras para cada tiempo.
camino
espejos
canciones
nostalgias
miradas
vuelo
mar
desierto
huellas de rocío
tibio amanecer.
Y de las manos pendían otros vuelos
Y otras mariposas tejían flores de amapola
Sobre la cansada primavera.
Pero el viento se llevó lo que se llevó.
Menos el aliento.
Al menos pudimos respirar mientras sudaba el recuerdo.
Caminar en círculo para reconciliarnos con el espacio
Y la palabra.
Correr entre la tormenta para despertar una nueva sonrisa.
No es una vieja historia. Ni un cuento pasajero
De lo que desenredan las lloviznas. No.
Campanas que nos avanzan el rezo del domingo.
El blanco capricho de la inocencia.
Desierto iracundo que bebe de la arena el raído vestido de un mar lejano.
La flor mirando su destino en la espina.
Las piedras recogiendo el polvo más ligero para alzar vuelo.
El azar de la tarde...
Todo un laberinto. Los ojos transcurren por entre muros de papel...
Eran palabras para cada tiempo.
El tiempo ido nos devuelve el balbuceo y la sonrisa.
Llegan nuevos tiempos, le digo al decir,
Y mientras vuelvo la vista una y otra vez,
Siento la sal que deja de ser mar. Y vuela con las gaviotas.
La vida.

domingo, 15 de febrero de 2009

El ver de la mirada


Tenía una única mirada. Y no era un ver ni un mirar. Ojos hechos para volar. Para correr con el sol por lejanos senderos, mientras el cuerpo transita por la cotidiana forma del espejo. La eternidad es un destino incierto. Hablo de la vida. La pirámide. El hombre. La eternidad. El reflejo inconcluso del sueño. El pasar sobre puentes intangibles aportando el mar desde el silencio. Tenía una única mirada. Hablo del destino.