miércoles, 14 de diciembre de 2016

Cuento.

A. He viajado en la noche hasta su lugar. Vengo a pedir su mano.
Woman K. Mi mano? Vamos! ha tomado usted muy en serio nuestras continuas conversaciones.
A. Entonces me voy?
Woman K. No hombre, ya que se ha tomado la molestia de venir hasta aquí, haga el cuento entero.
A. Vea usted, me gustaría llenar mis continuos pensamientos para con su persona, con todo usted en cuerpo y alma.
Woman K. Y qué gano yo con todo esto?
A. Bueeeno, lo mismo que yo.
Woman k. Insinúa usted que me paso el día pensando en usted?
A. No exactamente eso. Pero estoy seguro que así será.
Woman K. Y que se supone que debo contestar ahora.
A. Ahora nada. Pero dígame que lo pensará seriamente, y suelte una sonrisita socarrona al final. Eso para que yo regrese a mi casa lleno de esperanza.
Woman K. Bueeno, así será. Y no trajo algo más con su propuesta?. Digaaamos una caja de bombones o un ramillete de rosas?
A. No, perdone usted mi descortesía. Pero, hágase la descuidada ahora, y le acompaño todo lo dicho con un beso. Después, deje caer otra sonrisilla.
Woman K. Ni hablar del peluquin! Pero es posible, que la próxima vez, le cuelgue un beso que haya que darle los primeros auxilio. Eso, si le digo que sí.
A. Vaya! Mañana estoy aquí a primera hora.
Woman K. Como guste usted.
                                             

No hay comentarios: