lunes, 6 de febrero de 2017

Como la vida misma.

Vestido el instante de eternidad, camina como un amanecer el horizonte.
Y aquel mirar que teje la distancia y el anhelo, se envuelve en el danzar del viento.
Entre mil melodías de transparentes alas, el cielo es aquel vuelo que se abraza al destino del destino.
El amor ya es camino. Mientras el tiempo suspira, y se echa a andar con la vida, como la vida misma.


No hay comentarios: