miércoles, 1 de febrero de 2017

Para la eternidad.

La distancia. Aquel camino que nos divide en ilusión. Mil horizontes, entre mares: pero somos barcas
de sueño, canción del viento. El amor se anida en el anhelo, las miradas se hacen eterno amanecer.
Y la música del alma: tejiendo melodías e instantes, bailando entre el verso intangible de un mañana;
de un encuentro de besos. Y luego hacernos el andar y el poema, entrecruzar los dedos y el destino,
para la eternidad.






No hay comentarios: