miércoles, 8 de febrero de 2017

Existencia y destino.

Cada color del alba. Queda por descubrir aquel vuelo de ilusiones que transitan sin prisa y sin distancia,
como un verso del alma.
Encontrar el andar de lo eterno a cada paso, en cada huella, tras cada suspiro.
Pero no es solo el canto de la vida, hecho de noche y luna, de estrellas y luciérnagas, de rocío y madrugada.
Se enhebran los caminos a los caminos, las miradas se abrazan, casi como un idilio: mientras, 
somos la melodía que existe y avanza desde todo aquello que ya hemos soñado: olor a café, poema,
vida en la vida, pez en el mar, barca surcando distancias, arena y caracola.
Y algo más que un instante, deletreamos el tiempo en el tiempo,
desde la simple existencia y el destino.

No hay comentarios: