jueves, 12 de enero de 2017

Mientras anda el reloj.

El camino de un nuevo amanecer. Cada línea, cada instante; cada color, cada horizonte.
Cada verso anidando en aquel mirar lejano, musitando el amor y la luz.
Un sorbo de café, ritual trascendente de ilusión y vida. Amando en el amor
de aquellos labios que se hacen beso y mar, vuelo y cristalización de un sueño.
Aquellas cosas que se hacen canción en el viento, viajando a la intemperie,
Y casi vestida de eternidad y ternura. Y otras mil sensaciones
que llevan tu nombre, mientras anda el reloj.

No hay comentarios: