lunes, 1 de mayo de 2017

Música del viento.

Todos los ayeres se enhebran a un nuevo sol. Amanece el reloj, como un verso del alba.
Y ahí va el tiempo, en su andar infinito. Y ahí va el amor, desde la luz del naciente día.
La distancia se anida en la música del viento que acaricia el respirar.
Y tú y yo.

No hay comentarios: