sábado, 10 de junio de 2017

El danzar de lo soñado.

Flor de un infinito jardín tejiendo amaneceres, sale el sol.
Y mil caminos poblados de sueños que seducen despertares.
Irse entre la música, entre mil susurros; como un beso desplegando el amor en el amor.
Descorrer alfabetos en alfabetos hasta hacernos silencio y eternidad, verso y horizonte.
Andar entre una barca de papel, sumergidos en un mar de estrellas y suspiros.
De la madrugada al rocío, desde el alba hasta el atardecer de una noche cualquiera.
Dejarnos ir sin prisa, apurando la lenta canción del instante que desvanece la nada.
Aparecernos en la dicha de un mirar, entre el vuelo de aquella luz de ternura y regazo.
A un lado de lo cotidiano, descorrer lo intangible hasta que seamos el danzar de lo soñado.
Y así.


No hay comentarios: