sábado, 3 de junio de 2017

Somos el todo y el verso.

Lúdico andar del camino. Entre mil amaneceres, deletreando la sutil forma del instante.
Y nos ama el amor, mientras sale el sol.
La vida musita el vuelo trascendente de las horas, se echa andar el reloj.
El íntimo transitar de lo eterno, entre horizontes de luz.
Ir tras cada regresar de lo importante, regresar en cada amanecer.
Del uno al dos, del anhelo infinito a la ternura.
Escribir en el viento que pasa el nombre de aquel respirar con nombre de mujer.
La espiral del presente vuela sobre mil mares, hasta aquella existencia adorable.
La imagen sublime de aquella música que abraza el eterno presente.
Para siempre, por siempre. Entre el azar y la certeza.
Y cuando todo es cierto, somos el todo y el verso,
Que es sueño y realidad, mientras sucede la vida.


No hay comentarios: