viernes, 14 de julio de 2017

Desde el amor.

El camino es un respirar del alba. Lleno de ilusión, recorremos universos, y del diminuto espacio
de la duda. La verdad se presente, vestida de amanecer. Se hace abrazo, beso...amor.
Se pierde al encontrarse. Nuestro rostro ante el espejo, entre luces y sombras.
Y el cuadro intangible de los sueños. Los menesteres singulares del día a día.
Los menesteres complejos de toda una vida. Conjugamos en el tiempo relaciones y soledades.
Y todo para saber lo que somos. Sale el sol, y ponemos todas las cartas sobre la mesa.
El nacimiento, todo el tiempo transcurrido hasta hoy. Sostener todas las realidades en el presente.
En el ahora. Engranamos los amores que quedaron en el camino, los que nunca llegaron a ser.
Los que nunca se irán con el pasar de los años. Los que nos esperan al doblar de la esquina.
Y no solo los amores, también están los caminos.
Los caminos transparentes; los caminos confusos, fuera de toda verdad tangible. Sensaciones.
Los caminos nunca andados; los caminos soñados, fuera de toda realidad. Solo sentido muy dentro.
Marcando las huellas muy a profundidad. Los caminos sin huellas, los caminos perdidos.
Y la mirada al futuro, a lo que vendrá. Lo que va cuadriculandonos  el destino o el azar.
Y todo aquel mar de lo desconocido. De todo aquello que siempre ha estado lejos de nosotros.
Al otro lado del mundo, o de nuestra concepción de lo existente.
Sin complicar el día, nos echamos a la vida. Acompañando lo que hemos sido, y lo que aspiramos ser.
De ida y vuelta, recobrando el ambiente de lo eterno, de lo pasajero, de lo ilusorio.
El corazón nos habla del amor cierto. Aquel que nos anida en un todo invisible. 
En el que pensamos en cada segundo del todo. Un sorbo de café, parpadeando ante la cálida brisa.
El viento se levanta en nuestro andar. En sus alas multiformes, se respiran cielos y vacíos.
Vestidos de eternidad, templamos el asfalto a cada paso. Las huellas se pierden en las huellas.
Recogemos todas las partes del ser. Y buscamos en la distancia, la otra parte...desde el amor.

No hay comentarios: